Salud

Colon Irritable, Directamente Ligado Al Estrès

La colitis nerviosa o colon irritable es un desorden digestivo que se caracteriza por alterar el funcionamiento natural del intestino y su hinchazón posterior. Dependiendo de la gravedad del problema, los síntomas pueden variar de más suaves a más intensos. Este trastorno funcional es muy frecuente actualmente y se puede manifestar de forma crónica con dolor o malestar abdominal, inflamación del vientre, evacuaciones constantes y gases.

Aunque las causas que provocan la colitis nerviosa son desconocidas, se clasifica como un trastorno funcional asociado a factores como la dieta, los hábitos, el estrés, la ansiedad y el nerviosismo.

Las personas que lo padecen pueden llegar a sentirse inseguras para seguir con una vida normal ante los síntomas que pueden llegar a tener. Controlar la dieta, es decir los alimentos que se consumen, es una gran ayuda para evitar brotes, malestar y dolor, y para conseguir que la persona pueda realizar las tareas diarias de una manera más tranquila.

Aunque las causas que provocan la colitis nerviosa son desconocidas, se clasifica como un trastorno funcional asociado a factores como la dieta, los hábitos, el estrés, la ansiedad y el nerviosismo. Lo que muchos aun no saben es que el cerebro y el intestino están muy relacionados. El estado de ánimo de una persona influye directamente en las secreciones intestinales. Cuando se pasa miedo, enfados, disgustos, ansiedad,… se segrega bilis. La bilis tiene la función de digerir las grasas en el intestino, pero es muy laxante. Por lo tanto, si una situación personal provoca que se libere bilis en el intestino, cuando no se está realizando la digestión, es muy probable que desemboque en una diarrea.

El perfil de las personas que sufren colon irritable ha cambiado un poco, inicialmente se veía sobretodo en mujeres de mediana edad, muy trabajadores, responsables, con un nivel elevado de auto exigencia y un carácter controlador. Actualmente esta enfermedad también afecta a personas jóvenes, y hasta a niños.

El diagnóstico de esta enfermedad no es fácil. Por eso, el médico especialista a la hora de diagnosticarlo suele seguir el criterio de Roma III y evaluar alguno de los siguientes síntomas :

  • Distensión abdominal o hinchazón: uno de los principales síntomas de la colitis nerviosa son las flatulencias o el gas, lo que se traduce en hinchazón y distensión abdominal.
  • Alteración en el sabor: sabor desagradable, náuseas o vómitos son algunas de los síntomas de la colitis nerviosa.
  • Calambres en el abdomen: los espasmos o calambres son un síntoma claro y se relacionan con el problema de movimiento intestinal.
  • Dolor e incomodidad: otro síntoma es la sensación de presión y lumbalgia.
  • Constipación, estreñimiento y diarrea: son otros síntomas muy comunes de la colitis nerviosa.
  • Deshidratación: se podría producir por las deposiciones frecuentes, ya que se produce una pérdida de potasio lo que también ocasiona calambres.

Para prevenir la colitis nerviosa y/o colon irritable  se debe empezar por cambiar de hábitos alimenticios, por ejemplo beber mucha agua y comer pequeñas cantidades de comida al día evitando los alimentos ricos en fibra, así como las grasas, los fritos y las salsas. También deberías reducir el consumo de café, tabaco, alcohol y bebidas gaseosas.

Los alimentos que más frecuentemente provocan intolerancia y que, por lo tanto, se recomienda evitar desde un principio son los cítricos, la cebolla, el chocolate, los huevos, el gluten (presente en la mayoría de cereales como el trigo, la avena, la cebada, el centeno).

Los médicos suelen aconsejar cambios en el estilo de vida y en la dieta del paciente. También reducir los niveles de ansiedad y estrés mediante actividades relajantes, técnicas de relajación o terapia psicológica. En casos más graves incluso aconsejan la toma de ansiolíticos recetados por un médico especialista.

Un tratamiento aconsejable y que ofrece grandes resultados es la ingesta de probióticos, ya que ayudan a la formación de microorganismos beneficiosos para la flora intestinal.

Mundocaribe

Agregar un comentario

Click aquí para agregar un comentario