Arte

Expresión de un desnudo

El cuerpo es el componente material del ser humano, su estructura física, pero es además, el arma de que dispone para la interrelación con el mundo que lo rodea, con la naturaleza. Es herramienta de trabajo en sí mismo, instrumento de expresión y origen de vida.

Desde el punto de vista del Arte, el cuerpo humano ha ocupado un lugar primordial dentro de los estudios de artistas de todos los tiempos. Trabajos como el Kanon de Policleto o el Hombre de Vitruvio de Leonardo, demuestran la preocupación que a lo largo de la Historia del Arte ha habido por plasmar el cuerpo humano como sinónimo de proporción, de perfección o de belleza.

La representación del desnudo del hombre y la mujer en la Historia del Arte ha sufrido una constante evolución, ya que el ideal de belleza y proporción a lo largo de los siglos han sido conceptos muy variables. Podría hacerse así un estudio de la sociedad y de los gustos estéticos de la misma, basándose en la investigación de los desnudos y cuerpos representados en el arte.

El desnudo artístico es, especialmente desde las formulaciones clásicas de la Antigua Grecia, una representación meramente estética de un objeto de atracción erótica. Las esculturas de Miguel Ángel (una de ellas, David) son célebres por recrear el cuerpo humano en su perfección. Pero también lo son “La Venus del espejo” de Velásquez, la “Maja desnuda” de Goya, o “La perla y la ola” de Paul Baudry, por mostrar el cuerpo de la mujer con todo su esplendor.

El desnudo es un género que, justamente por ser objeto de admiración o bien de condena y rechazo, ha sido prohibido en épocas de moral puritana. Para muchos, el hecho que el Cristianismo tendiera a negar o reprimir la sexualidad en el hombre, y condenara el sexo o lo placentero del sexo, ha hecho que el desnudo haya sido uno de los temas más atractivos y controvertidos para los artistas y el público. Esta relación se ha nutrido inevitablemente de los tabúes y las prohibiciones, de las convenciones y el pensamiento moral de cada época.
En el siglo XX y XXI, el desnudo gana protagonismo a través de la fotografía y los medios de comunicación de masas, y llega incluso a aglomerar centenares y miles de personas entorno a un mismo proyecto. El mejor ejemplo de esta “masificación de la desnudez” es el fotógrafo Spencer Tunick quien comienza en el año 1992 fotografiando personas desnudas por las calles de Nueva York y, tras una rápida popularización, va citando a miles de personas en grandes ciudades.

“El cuerpo desnudo interviene el espacio urbano desnudo para vestirse ambos de arte, mi trabajo estará siempre ligado a los desnudos. Forman parte de mi identidad como artista y aún tengo muchas ideas relacionadas con el tema”, señala Tunick.

Definitivamente , el desnudo artístico es una disciplina complicada que intenta mostrar, desde el máximo respeto y sensibilidad, toda la belleza que atesora el cuerpo humano. Se trata de mostrar más allá de un cuerpo desnudo, el artista trata de expresar sentimientos, experiencias de vida complaciendo siempre a su ingenio y creatividad plasmándolos en cada una de sus obras.

Mundocaribe

Agregar un comentario

Click aquí para agregar un comentario