Sexo

Las Zonas Erogenas De tu Chico

Conocer las zonas erógenas de los hombres te marca el camino indicado para saber qué lugares “atacar” y llevar a tu pareja al máximo placer. Además, contar con esta información te hará sentir más confiada, liberada y segura en el sexo -¡algo que a muchas a veces nos cuesta!- porque vas a ir viendo cómo él se enciende mientras pones en práctica tus movimientos…

 

EL PECHO MASCULINO

Así como los pechos  de las mujeres son una de las partes erógenas preferidas por ellos, en los hombres es una zona estimulante que no debemos olvidar. Los pezones masculinos no pasan por el periodo de lactancia lo que hace que su sensibilidad se compense y les resulte agradable que les acaricien, laman o mordisqueen las areolas. Y ya que estás por la zona, aprovecha para expandirte por el resto del pecho y buscar otras zonas que le provoquen placenteras cosquillas o escalofríos. Además, cubrir su torso con tus manos y cuerpo ayudará a que se sienta atractivo, sexy y deseado.

LOS DEDOS DE SU MANO

Seamos honestos, un dedo es esencialmente una efigie del pene. Cualquier cosa que se haga en él, se traduce mentalmente en que los están haciendo en su extremidad favorita. Básicamente, lamerlos, masajearlos, pasearlos por las formas del cuerpo masculino, chuparlos… juega con su dedo como si fuese su miembro viril. Él solito hará el símil.

LA BOCA

Una forma diferente y satisfactoria de excitar a un hombre es dejándole jugar con sus sentidos sin que pueda echarte las manos encima a la mínima. Unos besos apasionados con un claro mensaje sexual pueden ser suficiente para encender sus ganas, pero si además le acercas tu cuerpo para que lo pueda saborear con sus labios, dientes y lengua, lo volverán loco.

SU ANO

Muchos hombres siguen indecisos con el tema de que su ano se convierta en coprotagonista de sus relaciones sexuales, pero se están perdiendo un mundo. Unos cinco centímetros dentro del ano se encuentra el denominado punto G masculino, ya que por allí pasan miles de terminaciones nerviosas y excitarlo adecuadamente durante el coito les conducirá a orgasmos mucho más intensos. No tienes que meter uno o dos dedos en el agujero y comprobar qué pasa porque no es un botón mágico, pero puedes acariciar la zona, soplar, lamer… Presta atención a sus reacciones y si te parece que le gusta, sigue.

LOBULOS DE LAS OREJAS

La cosa no es cogerlos y apretarlos sin más, además de acariciarlos con los dedos puedes mordisquearlos, besarlos y lamerlos suavemente e ir dando cobertura al resto de la zona: detrás de las orejas, por el cuello, su cabeza, bajar por su espalda… Si le hace cosquillas, procura que sean placenteras y que el juego no se convierta en una especie de tortura china.

El CUELLO

Es tan sensible como el femenino y ofrece un montón de maneras diferentes para estimularle: besar, lamer, soplar, chupar, acariciar… “Una forma muy caliente para mostrar tu pasión es morder suavemente y mordisquear su cuello”, aconsejan los especialistas, que aseguran que “muchos hombres encuentran en este juego sensaciones absolutamente increíbles”.

EL CUERO CABELLUDO

La cabeza está llena de terminaciones nerviosas y notar como juguetean con nuestro pelo unos dedos, una boca, una nariz… Busca el escalofrío, ¡es todo un placer! Lo mejor de la excitación a través del masaje capilar es que puedes hacerlo en público sin llamar la atención. Y sí, también es una zona erógena para los hombres calvos así que acaricia su cabeza y le verás disfrutar.

JUGAR CON LAS EMOCIONES

El cerebro es la mayor zona erógena que podemos encontrar en hombres y mujeres.  Decirle cosas sucias y excitantes, hacer  sexting previo al encuentro, movimientos y caricias sugerentes mientras toman algo juntos… Todas ellas son formas perfectas para despertar su deseo sexual sin haberle tocado ni un pelo.

 

Mundocaribe

Agregar un comentario

Click aquí para agregar un comentario