Natural

Sandía la fruta del verano

Proveniente de la misma familia que el melón, es la fruta que más agua contiene, casi el 93 % de su peso. Su poder hidratante, unido a un sabor dulce y a la facilidad que ofrece para ser consumida, la convierte en la reina de las frutas.

La sandía se consume generalmente en crudo, en rodajas, cuartos o incluso en bolas. También se emplea para elaborar sorbwetes, purés, mermeladas y confituras. En Rusia preparan un vino muy popular a partir de zumo de sandía. La corteza se aprovecha a veces encurtida o confitada y en los medios rurales sirve como alimento del ganado. Las semillas se consumen en algunas regiones tostadas y saladas.

A pesar de lo que pudiera parecer, la sandía es un alimento denso en nutrientes, aporta sales minerales, y dentro de su composición encontramos la presencia de licopeno, una sustancia que, cuando se encuentra en abundancia en el torrente sanguíneo, juega un papel ciertamente importante en lo que se refiere a la neutralización de los radicales libres.

Para quienes sufran de retención de líquidos debido a ácido úrico elevado o cálculos renales, incluyendo además presión arterial alta,  la sandía es capaz de estimular la diuresis. Pero sus virtudes no acaban ahí, dado que también se trata de una fruta indicada cuando comemos y bebemos en exceso, dado que nos ayuda a que nuestro organismo se depure, favoreciendo así la eliminación de sustancias tóxicas a través de la orina.

En la piel, la sandía  puede utilizarse tanto como un tratamiento externo como complemento en la alimentación para favorecer tratamientos dermatológicos. La Vitamina A y Vitamina C darán a la piel brillo, además de hidratarla. Tanto el consumo de sandía como alimento o la aplicación de sandía directamente en la piel favorecen la suavidad, el brillo y tenacidad de la piel.

Por su alto contenido de agua resulta ideal para las pieles grasas y sensibles. La piel de la fruta se utiliza para hacer la mascarilla y, se utiliza lavando la cara bien con agua fría y dejando la piel de la sandía media hora sobre la cara, es el tiempo perfecto para que las vitaminas penetren y alivie los síntomas del acné.

Sandia como desintoxicante y eliminador de toxinas de la piel. Dado que el acné surge mayoritariamente por la acumulación de toxinas en determinadas zonas de la cara… la sandía será uno de los mejores aliados en este aspecto. Lo ideal es consumir sandía cada día, de manera regular.

La dieta de la sandía es una forma muy efectiva de perder peso y desintoxicar el organismo naturalmente y sin pasar hambre.  Esta dieta es conocida como una de las más saludables, ya que además de dar buenos resultados, el plan de alimentación incluye otros alimentos que aportan las energías que el cuerpo necesita para su día a día y así se puede bajar de peso sin tener graves consecuencias en la salud.

La sandía es una fruta muy buena, pero debe ser consumida dentro de los 4 días de comprada, ya que por la oxidación que sufre esta fruta, produce arsénico, que puede ser tóxico. El truco para elegir una sandía madura, además de que la mancha de la cáscara en contacto con el suelo sea amarillenta, está en darle golpes suaves con los dedos o las palmas de las manos y sentir que suena a “hueco”.

Además, nos aseguraremos que está en perfecto estado si la cáscara de la sandía no tiene cicatrices, magulladuras u otros defectos que hayan podido deteriorar a esta fruta.

Y una vez en el hogar, la sandía se conserva perfectamente durante dos semanas, o incluso más tiempo, si se mantiene en un lugar fresco, seco y sin que le dé directamente el sol. El frío no le va muy bien, por lo que, si se guarda en el frigorífico, se debe sacar unas horas antes de consumirla para que recupere su sabor y su aroma.

Mundocaribe

Agregar un comentario

Click aquí para agregar un comentario