Belleza

Una afeitada perfecta

Si eres de los hombres que consideran que el cuidado personal es cosa de mujeres, sentimos decirte que estás muy equivocado. Pero lo verdaderamente alarmante, es que no tienes ni idea de lo que te estás perdiendo

El cuidado de la barba y el bigote del hombre es uno de los elementos más importantes de la imagen. Y es que una barba bien cuidada y recortada refleja mucho acerca de la higiene personal de los hombres. Por eso, no debemos olvidar que tanto la barba de dos días como la abundante, requieren cuidados precisos para lucir impecables. Una buena afeitada es sinónimo de una piel suave y sana, con un aspecto agradable a simple vista. Es por ello que es importante seguir una serie de consejos para que dicha afeitada sea realizada a la perfección, de manera que nuestra piel sufra lo menos posible y se mantenga sana y joven durante más tiempo.

El primer paso para una buena afeitada, llamado técnicamente pre-shave, es aquel en el cual hay que preparar la piel para que esté lista y, de esta forma, evitar producir heridas en la cara. Para esta fase, es importante tener en cuenta el momento del día en el que nos afeitamos, puesto que los músculos de la cara reaccionarán mejor o peor a la afeitada, de manera que podemos facilitar la tarea si nos afeitamos en el momento del día más adecuado: por la mañana. Sí, por la mañana. Esto se debe a que cuando estamos recién levantados, los músculos de la cara están más relajados, lo que nos facilita la tarea.

También es importante evitar afeitarnos en las horas centrales del día, puesto que, debido a la digestión, por los capilares de nuestra cara circula más cantidad de sangre, lo cual puede provocar que nos hagamos heridas más fácilmente durante la afeitada.

¿Has decidido ya cuándo quieres realizar la afeitada? Bien, pues ahora es el momento de preparar la piel para la tarea. Si estás pensando afeitarte por la mañana, es recomendable lavarse bien la cara antes de acostarnos. De esta forma, eliminamos la suciedad del rostro y conseguiremos una piel más fina, lo que facilitará la afeitada matutina.

Ablandar la barba antes de la afeitada es otro de los puntos a tener en cuenta en la preparación .De esta forma conseguiremos abrir los poros de la piel de nuestro rostro y ablandar los pelos de nuestra barba, de manera que la afeitada será mucho más llevadera. También podemos aplicar algún aceite especial para el afeitado.

Después de preparar nuestra piel y nuestra barba para la afeitada, es importante seguir una serie de consejos que nos ayudarán durante el proceso. Es mejor utilizar espuma que gel , ya que suele contener alcohol, el cual no es nada adecuado para pieles sensibles y facilita de este modo la irritación con esta sustancia. Por ello, es recomendable utilizar espuma para la afeitada, y si podemos utilizar una brocha, mucho mejor, porque conseguiremos ablandar la zona de la afeitada. Por último, hay que tener en cuenta dejar actuar a la espuma durante unos 2 minutos, el tiempo suficiente para que se ablande la zona y podamos utilizar la cuchilla con mayor facilidad.

Es importante deslizar la cuchilla por nuestro rostro en la dirección del pelo, puesto que si nos afeitamos en el sentido opuesto, será más complicado cortar y es posible que produzcamos heridas en nuestra piel. Empieza siempre la afeitada por las mejillas, luego por los laterales y, para terminar, por el cuello y la barbilla. Este orden es muy importante puesto que en las mejillas el pelo está más blando que en el resto de zonas, de forma que daremos tiempo a la espuma a ablandar las zonas más complicadas (cuello y barbilla).

Habiendo pasado lo más difícil, solo queda tener en cuenta una serie de cuidados puesto que, después de la afeitada, la piel se mostrará seca y poco agradable al tacto. Una vez que hayamos comprobado que no hay ningún pelo suelto por el camino y que la piel no presenta ninguna herida, es importante calmar las zonas de la piel por donde hemos deslizado nuestra cuchilla. Nuestra piel estará irritada, por lo que debemos utilizar un buen after-shave para calmarla. Una buena opción es el bálsamo, puesto que no contiene alcohol y la sensación de calma es mayor. Además, dejará nuestra piel perfectamente hidratada.

En resumen, para conseguir la afeitada perfecta, es muy importante prestar atención a las tres fases de la tarea, de manera que nuestra piel no sufra demasiado las consecuencias y podamos disfrutar de un rostro atractivo y joven durante mucho más tiempo.

Mundocaribe

Agregar un comentario

Click aquí para agregar un comentario